¿Cómo organizar el contenido de mi web? 4 consejos para que tu web triunfe en Internet

Cuando pensamos en una buena organización del contenido de nuestra web, seguro que tenemos en cuenta conceptos como la arquitectura, la usabilidad o la navegabilidad del site.

Sin embargo, cuando estamos pensando en cómo organizar los contenidos de una nueva web o en la reestructuración de nuestra web actual, debemos hacer un análisis previo que nos ayude a decidir mejor cómo debemos enfocar la organización de los contenidos. Algunas de las cosas que debemos tener en cuenta son:

  1. Cuál es el objetivo

Un error común es a la hora de organizar el contenido de nuestra web es no pararnos a  pensar qué es lo que queremos conseguir con ella. Debemos tener claro desde el principio qué tipo de web vamos a tener y cuál es nuestro objetivo. Por ejemplo, si nuestro site es un ecommerce con un objetivo principalmente transaccional nuestro contenido debe estar organizado de forma que llame a la acción al usuario para comprar nuestros productos, siguiendo una estructura lógica de categorías y subcategorías para el tipo de producto que vendamos. Si por otro lado, lo que tenemos es una web corporativa, nuestro objetivo principal es la reputación de nuestra marca, por lo que adquiere más relevancia la línea editorial adoptada a través de nuestros contenidos y, por tanto, los valores de la  marca deben estar presentes en la estructuración que se lleve a cabo.

  1. El público al que te diriges

Por otro lado, a la hora de estructurar nuestro contenido debemos pensar en a quién nos vamos a dirigir. En este momento, es importante el diseño del Buyer Persona o usuario ideal que va a consumir nuestro contenido ya que solamente entendiendo cómo se comporta e interacciona con nuestro sitio web, vamos a poder ofrecerle soluciones en forma de nuestros contenidos que sea lo que espera de nuestro servicio o marca.

Este conjunto de interacciones de nuestro usuario con nosotros a través de nuestra web (y otros canales digitales), es lo que se conoce como viaje del usuario digital, por lo que es fundamental organizar  nuestro contenido en función de sus expectativas y su comportamiento de navegación, creando una buena experiencia.

Por ejemplo, debemos considerar la utilización de más contenido de tipo audiovisual en nuestra web si nuestro público objetivo se compone principalmente de nuevas generaciones.

  1. Alineación con la estrategia del negocio

Es común que en nuestra web presentemos los productos o servicios de nuestro negocio. Por esto, es importante que la estrategia esté presente a la hora de establecer el árbol de navegación, situando las líneas de producto estratégicas a un primer nivel de navegación.

En este sentido, debemos asegurarnos que la navegación del usuario sea fácil e intuitiva. Para ello, debemos analizar nuestros productos y servicios y así poder organizar los contenidos partiendo de una estructura de contenido piramidal. Todo esto sin perder de vista el equilibrio en el tamaño de las distintas categorías que tenga nuestro sitio.

  1. Importancia del SEO

La organización del contenido deberá tener en cuenta a los buscadores como parte de esta estrategia. Por ejemplo, las páginas de contenidos claves deben reflejar el objetivo o misión de nuestra web.

Cuanta más lógica sea la estructuración de nuestro contenido, más fácil será para los buscadores saber cuál es el contenido más relevante, lo que ayudará a un mejor posicionamiento SEO.

 

Para finalizar, resulta imprescindible señalar que todos los puntos a tener en cuenta a la hora de organizar nuestros contenidos en la web que se han enumerado están totalmente interrelacionados y deberemos intentar lograr un equilibrio entre ellos si queremos que nuestra estrategia para la organización de los contenidos tenga éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *